Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
María Francisca Rodríguez Pozo · Lobón
Última actualización 18:04
Viernes, 22 marzo 2013

Calvario y peregrinaje de una hija para que su madre enferma de alzheimer tenga un cuidado digno · María Francisca Rodríguez Pozo · Lobón

En Enero de 2012, a través del Servicio social de base del Ayutnamiento de Lobón ( Badajoz) para mi madre Dña María Pozo Chaves solicitamos reconocimiento de la situación de dependencia y del derecho a las prestaciones del sistema.
La prestación que en dicha solicitud se pide, por residir en dicho municipio y para poder atender cómo hija a sus cuidados y necesidades personales y afectivas, es una plaza en el Centro de Día de Lobón( Badajoz); para su valoración, se personan en nuestro domicilio dos técnicos que no pone n objeciones a qué mientras llega el grado de dependencia y la resolución de recursos, ( en áquel momento Grado 2 Nivel 1 ),mi madre pueda solicitar la plaza en dicho centro; sin comunicarnos en ningún momento que es un centro público y subvencionado.
En respuesta a ésta solicitud, mediante llamada telefónica desde Alburquerque nos comunican que nos corresponden 360€ mensuales y qué en unos meses ingresarían el dinero. Al transcurso de los meses y no teniendo respuesta al respecto, nuevamente contactamos con ellos, encontrándonos con que ya no son 360 € , sino 180 € que siguen además sin ingresar; que la bajada viene motivada a que somos usuarias del Centro de Día, qué ante nuestra sorpresa se trata de un centro subvencionado; y que el fín del dinero concedido lo es para la contratación de 20 horas mensuales de ayuda a domicilio ; para lo que se nos obliga a contratar los servicios de una empresa con cuyo importe ( a través de un presupuesto que pe dimos ),sólo cubrimos la mitad, viéndonos obligados para que sus necesidades mínimas quedaran cubiertas a pagar el resto de horas con la pequeña pensión de mi madre, insuficiente para cubrir el pago del Centro de Día y el resto de las horas de la Ayuda a domicilio concedida.
Mi pregunta es ¿ durante todo ese tiempo desde la resolución hasta la concesión de la prestación económica que le pertenecía, qué ha pasado con el resto del dinero, alguien se ha beneficiado del mismo?
Ante el deterioro progresivo de mi madre, la imposibilidad, el empobrecimiento y la inviabilidad de materializar dicha prestación, renunciamos a la misma, y solicitamos una plaza en una residencia que se adaptara a sus necesidades ( padece un alzheimer en grado 6 ) , para lo que pedimos una nueva valoración (telefónicamente le otorgan grado 2 nivel II) y solicitamos la plaza residencial.
En todo momento hacemos hincapié, que la plaza residencial estuviera próxima a su domici lio, al ser yo su única hija y por la imposibilidad que tenemos para desplazarnos .
Al cabo de unos meses, me comunican por teléfono, que tiene plaza en la residencia de La Albuera y nos vemos obligado por las razones expuestas a renunciar a la misma, solicitando en el PIA las que más se adaptaban a sus necesidades , la del Valle en la población de Montijo y la de la Granadilla en Badajoz.
En el transcurso de la resolución de estas solicitudes,que nunca se producen, la enfermedad de mi madre va empeorando de manera progresiva , y por recomendación del neurólogo el servicio social de base solicita únicamente la residencia de El Valle en Montijo, procediendo al cambio de PIA.
En todo éste peregrinaje, es cambiada la Ley de la Dependencia y los baremos de valoración de la misma; ante éstas nuevas circunstancias, me intereso por la tramitación del expediente de de mi madre, y la información que telefónicamente recibo es que “ ni a medio ni a largo plazo mi madre va a tener plaza en dicha residencia( Valle de Montijo); qué hay una gran lista de espera y que además ya había renunciado a la Albuera ; dando a entender que por el hecho de haber renunciado teníamos penalización y que nunca íbamos a acceder a una plaza en la residencia del Valle de Montijo; a pesar de ser la única que se adapta a sus necesidades
El funcionario de Administración de Recursos, me comunica igualmente que de la última solicitud no tienen noticias( reiteramos nuevamente que el cambio de residencia por el servicio social de base y por recomendación del neurólogo se realiza casi un año antes), pues el técnico del PIA no le ha comunicado ni notificado nada; y en vez de revisar y agilizar la solicitud realizada , nos recomiendan que nuevamente cambie el PIA ; en la que lógicamente se le aplicaría la nueva Baremación con todos los inconvenientes que la misma acarrea; y mientras tanto el estado de salud mi madre sigue sufrie ndo un grave deterioro, y los más importante sus necesidades siguen sin estar cubiertas.
Ante la inactividad del servicio, el día 30 de Enero de 2013, por tercera vez, el servicio social de base vuelve a enviar el documento de cambio de PIA y su solicitud de plaza ya únicamente en la residencia del Valle de Montijo
Tres años después de que mi madre solicitara el reconocimiento de la situación de dependencia y el derecho a las prestaciones del sistema y de que naciera la misma , sigue sin tener sus necesidades mínimas cubiertas.
Es lamentable que todo lo que se supone que tu madre debe tener por derecho, para mí se convierta en una batalla en demostrar que le pertenece; que tiene unos requisitos cumplidos qué por otra parte te duelen en el alma qué así sean y que muchas ocasiones le dabas con gusto a más de un@ ,para que tomaran consciencia del gran problema que las familias padecemos.
Yo no pido pagas, subsidios o limosmas…, pido bienestar social cómo cualquier otro ciudadano,las necesidade de mi madre cubiertas, igualdad, inclusión y calidad ,lo que todo humano debe tener sin necesidad de tener que reclamarlo .
A la espera de sus noticias, y agradecida de antemano, atentamente

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.